Como desfragmentar el disco duro y porqué no hacerlo

Desfragmentar el disco es acomodar los datos del disco duro para reorganizarlos y mejorar el rendimiento

El proceso de desfragmentación es recolocar los datos de los archivos del disco duro de manera que no haya espacio vacío entre ellos y estén todos los datos continuados.

Desfragmentar

El sistema operativo Windows almacena los archivos de un modo muy peculiar: Aprovecha cada espacio vacío y coloca ahí los datos. Pero, ¿por qué? ¿Y qué es eso de que se fragmenten?

Imaginemos una cubitera gigante de hielos. Será nuestro disco duro. Tan gigante que podríamos hacer más de mil millones de cubitos de hielo. Cuando creamos un archivo, Windows (Que es el mando del grifo de agua) llena los huecos según dictan los archivos. Un hueco lo lleno, otro lo dejo vacío y los va llenando con agua (datos, bits de información). Cada archivo ocupa una cierta cantidad de huecos para cubitos. Y no todos los archivos ocupan la misma cantidad. Habrá archivos que precisen de cien huecos, otros mil y otros millones.

Trabajando con Windows, el grifo va llenando la cubitera, en un principio, en orden. Pero, llega un momento que queremos borrar un archivo. Vemos donde está el archivo, vaciamos todo el agua y lo dejamos listo para volver a llenarse.

Ahora, queremos escribir un nuevo archivo un tanto mayor que el que hemos borrado. Windows dice… Pues utilizo estos huecos que me quedaron vacíos y, como no me cabe más, me voy al final de la cubitera y continúo por ahí.

Este proceso, lo multiplicamos por el número de veces que borramos y escribimos un archivo (créeme, son muchas más veces de las que te imaginas). Al cabo de un tiempo, es un galimatías con datos por aquí y por allá, datos de un archivo que están al principio de la cubitera, un poco más en medio y el final del archivo a 3 cuartas partes del final. Todo descolocado.

Nosotros no notamos apenas este “inconveniente” ya que el disco duro y la velocidad de los procesadores son suficientemente rápidas para que no nos demos cuenta de este proceso.

Pero al cabo de miles y miles de modificaciones, esto puede afectar al rendimiento. Para ello existe la desfragmentación.

Desfragmentar manualmente el disco proporciona una mejora de lectura del disco duro… llamada “efecto placebo”

Windows incorpora un desfragmentador de disco que está dentro de las opciones de mantenimiento del disco duro. Seleccionamos desde “Equipo” clic derecho y en herramientas, hay una opción que es “Desfragmentar”. El proceso es sumamente sencillo por lo que no voy a explicarlo.

Esquema que muestra cómo se desfragmenta un disco (característico del S.O. Windows). Cada color representa un archivo, y en un principio están todos fragmentados (esparcidos por todo el disco).

¿Por qué no desfragmentar?

Windows incorpora una serie de tareas de mantenimiento en segundo plano entre las que se encuentra la desfragmentación y optimización del disco duro por lo que no tendremos que preocuparnos de hacerlo manualmente. Podemos hacerlo nosotros mismos, si, o bien, utilizar otras herramientas externas como Defraggler de Piriform.

Quizá la pregunta ¿Por qué no desfragmentar? sea incompleta y la pregunta real es ¿Por qué no volverse un obsesivo compulsivo desfragmentando el disco duro?

Al desfragmentar los discos sometemos a éstos a un estrés. Borra datos de un sitio, los almacena en memoria, los escribe en espacios libres, ordena los datos de los archivos que están en diferentes partes del disco, los mueve de un sitio a otro, borra, escribe, borra, escribe… Es decir, damos una carga de trabajo al disco duro que a medio plazo puede ser fatal. Los componentes se deterioran y someter a estos esfuerzos puede adelantar el fin de la vida útil de los mismos.

Mis datos propios que avalan mis teorías

A mí me valen.

He recibido dos discos duros de la misma persona que se dedicaba a desfragmentar el disco cada dos días. A parte de este estrés, generaba más acción adicional pasando el CCleaner a diario y otras herramientas de limpiados de sistema.

El primer disco duro presentaba unas tasas de transferencia muy pobres y esto se reflejaba en un casi imposible manejo del mismo. En ocasiones incluso, no leía el disco.

El segundo disco duro, tras 9 meses de uso, traía los mismos síntomas y al hablar con esta persona me explicó qué es lo que hacía con ellos.

Flickr – Andrea Schiavon

Otro dato a tener en cuenta es que llevo con mi equipo desde la primera preview de Windows 10 (Ya ni me acuerdo). Anteriormente, tenía Windows 8 y nunca jamás he desfragmentado manualmente mi disco duro y su estado es excelente después de más de 4 años.

Otros portales dicen…

Haciendo una búsqueda en Internet, he encontrado algunos artículos muy interesantes como este de microsoftinsiders.es donde coinciden en que “Windows ya lo hace solo, cuando lo cree necesario” y lo sabe mejor que tú.

5 mitos absurdos sobre optimizar Windows 10 que no deberías seguir

Resumiendo

Windows viene preparado para autodesfragmentarse a medida que lo necesita. No fuerces estas cosas, no notarás mejoras. Quizá, si lo notas, sea un efecto placebo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *